Solo un día de morbo

A lo largo de mi vida leí y escuché infinidad de veces discusiones repletas de autoproclamados eruditos en la materia sobre el hecho de ser gay es algo que se “adquiere” en determinado momento tras alguna experiencia marcante de vida, para bien o para mal.

Mi caso es bastante simple: yo nací gay. Claro que no sabía ni comprendía lo que ello representaba. Tampoco sabía si estaba bien o estaba mal. Era muy niño, bastante niño cuando comencé a experimentar. Nunca fui obligado, violado ni traumado. Muy por el contrario, siempre gusté del morbo y cuando entendí el placer
que me causaba… ya no podía, ni quería parar.

Nací en una época en que la revolución tecnológica que traería la internet aún no había llegado y en la que en casa no se hablaba de sexo, por lo que me tocó explorar la sexualidad por mis propios medios, aventuras y experiencias. Y aquí, se las voy a contar.

¿Listo? Comencemos 👇🏼

• • •

• • •